oct 26 2010

Los Recursos Humanos 2.0

Autor: Vicente Garnero

Empezaré por reiterar mi adscripción al grupo, cada vez mayor, de los que percibimos en claro desuso el término 2.0 asociado a cualquier concepto que le preceda. No es una excepción el mundo de los Recursos Humanos. Aunque a efectos prácticos lo utilice ahora en este Blog para situar el “contexto general” de lo que hablamos, iré paulatinamente reemplazándolo por una semántica más adecuada y que refleje con mayor fidelidad el proceso de cambio que la gestión de personas está experimentando. Un cambio, por cierto, en el que las variables que lo condicionan se orientan en múltiples direcciones, por lo que no va a resultar sencilla la labor “reduccionista” de enmarcarlo en una terminología concreta. Sugerencias ya hay muchas en el mercado de las ideas.

Es importante señalar también que, por el momento, me centraré en la Gestión de Recursos Humanos desde la perspectiva de las Direcciones Funcionales que se responsabilizan de la misma en las empresas actuales, bajo esa denominación u otras alternativas: Departamento de Capital Humano, Personal, Gestión de Personas, etc. Siga leyendo


sep 8 2010

¿Hacia dónde debe evolucionar el Departamento de RRHH en la “Era de Internet”?

Autor: miren

Los nuevos tiempos nos traerán debates inesperados, y otros más predecibles, sobre la evolución del Departamento de RRHH en las modernas organizaciones.

Seguramente volverá a ondear la bandera de la Innovación en la Gestión de Personas (ya sea como realidad alcanzable o como utópico entretenimiento), se seguirán diseñando “Organigramas de Salón” con Unidades Centralizadas (que definirán políticas….y también añadirán burocracia) a las que reportarán HR Business Partners (que entenderán de cualquier cosa menos de Business), se librarán batallas en defensa de la externalización mediante “Outsourcing de Servicios” (que disminuirán los costes menos de lo previsto y la calidad más de lo esperado), continuarán las animadas tertulias sobre el Marketing de RRHH (que se orientará más bien al Marketing personal de sus directivos) y se discutirá la creación de Centros de Excelencia para el Desarrollo del Talento (que copiarán las ideas de cualquier otro Centro de Excelencia, preferiblemente anglosajón).

Mi faceta de “Gurú del HR Management” no está suficientemente desarrollada como para pronunciarme sobre el rumbo que tomarán tan encendidas dinámicas. No obstante, sí tengo una convicción concreta sobre un fenómeno que ya está ocurriendo en las empresas y que requerirá, por parte de los profesionales del gremio, el ejercicio de un inesperado rol para el que nadie les ha preparado.

Permitirme que ponga un ejemplo muy ilustrativo: los empleados de Telefónica han constituido (por el momento) alrededor de 15 Comunidades diferentes en las Redes Sociales y Profesionales (Facebook, Twitter, LinkedIn,…), que suman miles de participantes y todas con el único “hilo conductor” o “argumento de cohesión” entre sus miembros de pertenecer a Telefónica. Las actividades que desarrollan son de lo más diversas (desde resolver problemas del trabajo diario hasta quedar el fin de semana) y en ningún caso pueden ser dirigidas ni supervisadas por la empresa. Esta última circunstancia hace que Telefónica difícilmente pueda controlar “acciones no deseadas” o aprovechar el enorme potencial que esas “iniciativas de interacción” podrían tener para su negocio.

No es el único caso. El fenómeno es cada vez más frecuente y seguirá aumentando de forma imparable. Muchas organizaciones ni saben de las iniciativas que toman sus empleados para crear “Comunidades de la Empresa” en la Red.

La cuestión más latente y relevante para el Departamento de RRHH se centra, no tanto en determinar cómo gestionar estas Comunidades de Empleados que se crean en Internet, sino en buscar la forma de generar Comunidades dentro de la propia organización que funcionen con vocación colaborativa y orienten sus esfuerzos hacia la consecución de objetivos de interés para el negocio.

Su éxito estará en conseguir que dichas iniciativas de colaboración complementen y enriquezcan las que ya existen con carácter formal en la compañía para la consecución de los objetivos empresariales (equipos de departamento, comités de proyectos, procesos de negocio,..).

La misión del Departamento de RHH no será dirigir, sino asentar las reglas del juego, inspirar iniciativas de colaboración e impulsar la participación del empleado. El resto lo hará el espíritu emprendedor de las personas, podemos confiar en ello.


may 11 2010

¿Cómo serán las organizaciones del futuro?

Autor: Vicente Garnero

Serán organizaciones esencialmente abiertas en las que los empleados mantendrán un nivel de relación interno y externo mucho más intenso y fructífero que el actual.

Los límites y barreras a la relación y cooperación profesional, que impone la tradicional cultura de pertenencia a un equipo o a un proceso, quedarán superados por la creciente e imparable mentalidad de interacción social que se está generando dentro y fuera de las empresas.

Los actuales organigramas, estructurados mediante modelos de jerarquías verticales o matriciales, tendrán que evolucionar para convivir con flujos de comunicación y relación que se generarán de forma espontánea y por libre iniciativa de los empleados. Éstos se utilizarán para resolver problemas del presente o para consolidar alianzas que permitan afrontar retos en el futuro.

Igualmente, el nivel de interacción con profesionales de otras organizaciones se incrementará exponencialmente mediante creación de comunidades de intereses (Sectoriales, Funcionales, etc.) que aparecerán y desaparecerán constantemente.

Las empresas proporcionarán el soporte tecnológico que canalice toda esta actividad y tratarán de ordenar esa interacción (definiendo “reglas del juego”) para rentabilizarla en términos de  “Cuenta de resultados”, pero la utilización y mejora de sus funcionalidades corresponderá a los usuarios. La responsabilidad sobre un Proceso de Negocio o un Departamento recaerá en la función directiva, pero el desarrollo de una Comunidad Colaborativa no se asignará a un nivel jerárquico, residirá en las iniciativas de autogestión que adopten los propios participantes.


Créditos: la imagen pertenece a la galería de Vermin Inc, distribuida con licencia CC.