nov 1 2010

Las Redes Colaborativas de Empleados

Autor: Vicente Garnero

Crear entornos de colaboración para que nuestros profesionales puedan tomar iniciativas de participación y trabajo en equipo que complementen el desempeño de sus funciones habituales, será una actividad obligada para los Departamentos de RRHH. Y lo será por una razón muy sencilla: las personas lo van hacer por su cuenta si no se les facilita una plataforma con la que puedan canalizar todo este “espíritu emprendedor”. De hecho, en empresas con media de edad más baja, y mayor vinculación del empleado con las nuevas tecnologías, ya lo están haciendo. Para algunos pueden ser “Redes Furtivas” (aunque prefieran llamarlas “Informales”), para los que participan en ellas son “Comunidades Virtuales de Trabajo”.

Siga leyendo


oct 26 2010

Los Recursos Humanos 2.0

Autor: Vicente Garnero

Empezaré por reiterar mi adscripción al grupo, cada vez mayor, de los que percibimos en claro desuso el término 2.0 asociado a cualquier concepto que le preceda. No es una excepción el mundo de los Recursos Humanos. Aunque a efectos prácticos lo utilice ahora en este Blog para situar el “contexto general” de lo que hablamos, iré paulatinamente reemplazándolo por una semántica más adecuada y que refleje con mayor fidelidad el proceso de cambio que la gestión de personas está experimentando. Un cambio, por cierto, en el que las variables que lo condicionan se orientan en múltiples direcciones, por lo que no va a resultar sencilla la labor “reduccionista” de enmarcarlo en una terminología concreta. Sugerencias ya hay muchas en el mercado de las ideas.

Es importante señalar también que, por el momento, me centraré en la Gestión de Recursos Humanos desde la perspectiva de las Direcciones Funcionales que se responsabilizan de la misma en las empresas actuales, bajo esa denominación u otras alternativas: Departamento de Capital Humano, Personal, Gestión de Personas, etc. Siga leyendo


oct 21 2010

Lo que no es la Gestión de RRHH 2.0

Autor: miren

Recursos humanos 2.0En general, nos gusta suscribirnos a las modas. Podemos resistirnos en mayor o menor medida, pero las tendencias comúnmente aceptadas en el mundo de la empresa acaban convirtiéndose en nuestro patrimonio habitual, casi sin excepción. Lo hacemos por temor a quedarnos fuera de juego, por simple curiosidad o, en algunas ocasiones, por sincero espíritu innovador. Estas últimas suelen ser las menos.

Los profesionales de la Gestión de Recursos Humanos tendemos a ser cautos con las innovaciones, quizá porque hemos visto pasar por delante demasiadas novedades adornadas con un “planificado glamur” y apoyadas por la impactante literatura de “gurús de referencia”. La implantación de este tipo de ideas ha acabado por complicarnos la vida hasta límites insospechados. El papel lo aguanta todo, pero el ser humano, como entidad que piensa, siente e interactúa, es otra historia en la que la narrativa teórica no siempre funciona.

La moda 2.0 ha llegado también al mundo de los RRHH y, en línea con nuestra mencionada cautela, la mayoría de los que nos dedicamos a este noble oficio la miramos con cierto recelo. A estas alturas hemos asumido que no se trata de algo pasajero, que la transformación es real, que avanza a velocidad creciente y que el mundo, tal y como lo conocemos, no volverá a ser como antes. En esta ocasión, también acabaremos adaptándonos a las nuevas tendencias, no por temor, curiosidad o espíritu innovador, sino porque no habrá opción, simplemente no se podrá trabajar de otra manera.
Ahora bien, ¿entendemos en qué afecta realmente a la Gestión de Personas estos dos famosos dígitos?, ¿existe una Gestión de RRHH 2.0? y si existe ¿qué es exactamente?

Empecemos por aclarar lo que no es. Muchos profesionales siguen asociando el término con “todo lo que sea moderno y tenga algo que ver con tecnología”, con independencia de su naturaleza y alcance. Pues bien, de momento quedémonos con que, ni todo lo moderno es 2.0, ni toda la tecnología está relacionada con este concepto. No nos despistemos y caigamos en una asociación de ideas reduccionista y errónea. De hecho, incluso el concepto 2.0 empieza a estar “pasado de moda”.

A partir de aquí, es nuestra responsabilidad tomar la iniciativa para entender de qué estamos hablando y cuál es su auténtico perímetro y recorrido. Desde este Blog haré lo que esté en mi mano por ayudaros. Ánimo porque es más fácil de lo que parece.