Los Reyes Magos de la Tecnologías

Autor: Vicente Garnero

Una vez concluidas las fiestas de Navidad se suelen repetir ciertos tópicos de conducta que han acabado con el tiempo convirtiéndose en auténticas tradiciones, como la de preguntar reiteradamente ¿qué te han traído los Reyes? La cuestión implica el inevitable final del largo período navideño y la posibilidad de haber obtenido algo, quizás, anhelado durante mucho tiempo. No es ningún secreto que la tecnología es uno de los regalos más demandados a sus Majestades de Oriente: Smartphones, Tablets, Videoconsolas, Dispositivos MP4,…se convierten en los protagonistas de muchas ilusiones para las que no existe límite mínimo ni máximo de edad.

Dichas demandas se refieren, como habréis adivinado, al plano personal, pero si nos centramos en el terreno profesional cabría preguntarse igualmente qué han pedido (o deberían haber pedido) los responsables de RRHH a los Reyes Magos para realizar mejor su trabajo y afrontar los muchos retos que les traerá el 2014 en materia de gestión de personas. Las peticiones en el ámbito empresarial no suelen expresarse en forma de carta, sino de presupuesto, cuyas disposiciones cuantitativas ya deberían estar cerradas. Seguro que cada uno lo habrá hecho con la mejor voluntad y todos tendrán dosis de acierto y de error, aunque a estas alturas el único error que podría considerarse real y objetivo es no haber presupuestado nada para mejorar la tecnología que facilite el desempeño y la motivación profesional.
Por si sirve de ayuda para contrastar las peticiones realizadas y orientar la estrategia de aplicación tecnológica a la gestión de RRHH, os exponemos a continuación nuestras preferencias. Si hubiéramos tenido la oportunidad de pedir un regalo a cada uno de los Reyes Magos para el 2014, estos habrían sido los tres puntos de nuestra carta:
A Melchor: la capacidad para orientar adecuadamente la utilización de dispositivos móviles personales hacia el uso profesional. El fenómeno BYOD (Bring Your Own Device) es imparable y precisa de una política de racionalización y eficiencia que permita orientar el uso de esta tecnología privada (a menudo mucho más actualizada y potente que la de los dispositivos de la empresa) hacia la consecución de objetivos en los puestos de trabajo. El reto es importante, porque no solo se trata de protocolizar muchos comportamientos y actitudes (labor del Área de RRHH), sino de facilitar la selección y descarga de aplicaciones eficaces, sobre todo móviles (labor de IT), que aporten facilidades como interfaz de usuario (conexión entre personas mediante voz e imágenes) y permitan integrar contenidos e información entre distintos dispositivos (PC, Portátil, Smartphone, Tablet,…). Adicionalmente, hay que abordar con acierto todo lo relacionado con la seguridad y privacidad de la información que va a generar el acceso para uso profesional de los usuarios a su propia tecnología.

A Gaspar: la competencia para trabajar con las denominadas tecnologías sociales, especialmente las de gestión de la información y  las relaciones con finalidad profesional a través de las Redes (funcionalidades de LinkedIn, por ejemplo) y las plataformas de e-learning con dinámicas on-line de aprendizaje compartido (como el caso de www.coursera.org que mencionamos en nuestra anterior entrada del blog).

Y finalmente, a Baltasar: la visión para identificar la forma idónea de gestionar personas para dar respuesta a las diferentes estrategias de negocio que se van a derivar,  cada vez en mayor medida, del uso de “tecnologías sorprendentes” que ya están con nosotros. En otras palabras, y por poner sólo algunos ejemplos relevantes, el Big Data, los Servicios en la NubeInternet de las Cosas y la Impresión en 3D, son opciones de absoluta actualidad en determinados tipos de empresas y sectores (Gran Consumo, Sanidad, Automoción, Telecomunicaciones, Energía,…) que están provocando nuevas formas de trabajo y relación a los que los empleados tendrán que adaptarse, si es posible, con la ayuda de los profesionales de RRHH.
A dichos profesionales les diremos, para su tranquilidad, que no hay que ser un experto en ninguna de las tecnologías solicitadas a nuestros tres Reyes Magos, basta con pedir a los especialistas que nos ayuden a entender lasimplicaciones que éstas tienen en la forma de trabajar y hacer negocios para que podamos ayudar a las personas de nuestra empresa a disfrutar de sus innumerables ventajas. Seguro que estarán muy agradecidas.


Deja una respuesta