LikedIn potencia su marca y marca territorio

Autor: Vicente Garnero

La obligada búsqueda de valor por parte de los actores de Internet, va orientado poco a poco sus dispersas y variadas vocaciones iniciales para focalizarlas en aquellos servicios que mejor se adapten a los requerimientos de rentabilidad de cualquier  negocio. No olvidemos que son tiempos de crisis en los que, tan difícil es ganar dinero ahora, como prepararse adecuadamente para hacerlo cuando salgamos de ella. 

Esta búsqueda del equilibrio económico en el corto y largo plazo (en Internet no hay medio), el mundo digital prosigue su avance como vehículo de canalización de recursos y soluciones para la gestión de personas. Aunque hasta la fecha dicha dinámica se ha producido con tendencias imprecisas y vaivenes diversos, es verdad que, una de las consecuencias (quizá ventajosa) de la crisis, es que está obligando a centrarse a muchos de los protagonistas de la vida digital en torno al saneamiento de sus cuentas de resultados. Valga un ejemplo significativo de este clarificador panorama.

LinkedIn acaba de lanzar su certificación oficial como experto en reclutamiento (Recruiter Certification Program), a través de su potente red de contactos. Dicha titulación, a la que se accede previo pago y tras la superación de un examen, está pensada para especializar en el uso de sus funcionalidades a todos aquellos que valoren esta plataforma como una alternativa prioritaria para la búsqueda de perfiles (niveles intermedios y altos de dirección), muy por encima de las web de empleo.

Todo apunta a que la primera red profesional del mundo ha dado el paso de formar y certificar oficialmente a sus expertos en reclutamiento, no solo como un refuerzo a la imagen de utilidad y prestigio que ha adquirido para estos menesteres, sino como una fórmula inmediata de generación de ingresos.  En una segunda lectura podríamos decir que, seguramente, LinkedIn está renunciando a potenciar otros servicios que no sean generadores directos de caja, como la formación participativa a través de grupos de interés o la comercialización de servicios on-line.

No sólo es una cuestión de ingresos, es un asunto de especialización y diferenciación. El día que los usuarios de los grupos de LinkedIn descubran las actuales plataformas gratuitas on-line de formación, como Coursera.com, que además de formar sin coste alguno con funcionalidades y contenidos de extraordinaria variedad y calidad (avalados y desarrollados por las Universidades más prestigiosas del mundo), crean comunidades de aprendizaje e interacción en torno a cualquier temática imaginable del mundo empresarial, solo volverán a esta Red Profesional para lo que realmente les aporte valor: retomar antiguas relaciones, buscar empleo o identificar candidatos para cubrir vacantes.

Lo iremos viendo, porque sabidos es “zapatero a tus zapatos”


Deja una respuesta