Las Redes Colaborativas de Empleados

Autor: Vicente Garnero

Crear entornos de colaboración para que nuestros profesionales puedan tomar iniciativas de participación y trabajo en equipo que complementen el desempeño de sus funciones habituales, será una actividad obligada para los Departamentos de RRHH. Y lo será por una razón muy sencilla: las personas lo van hacer por su cuenta si no se les facilita una plataforma con la que puedan canalizar todo este “espíritu emprendedor”. De hecho, en empresas con media de edad más baja, y mayor vinculación del empleado con las nuevas tecnologías, ya lo están haciendo. Para algunos pueden ser “Redes Furtivas” (aunque prefieran llamarlas “Informales”), para los que participan en ellas son “Comunidades Virtuales de Trabajo”.

¿Queréis un ejemplo representativo de esta realidad? Mi hija, que tiene 12 años, no está todavía en las Redes Sociales. Intento que aterrice en ellas de forma paulatina y responsable. Eso en casa, porque el otro día se le escapó que una compañera de clase (de la misma edad) tiene un Smartphone de Samsung igual que el mío (que cuesta casi 300 €) y en el recreo se conectan con Tuenti para “relacionarse” con otros “chicos” del colegio. Puede ser negociable, pero desde luego es imparable.

Lo explica muy bien Montse Mateos en su artículo, del 30-10-10 en Expansión & Empleo, titulado “Adiós a los mandos y a la burocracia, llega la organización informal” donde efectúa una interesante reseña del Libro “Leading Outside the Lines”, de Jon Katzenbach y Khan Zia (de la consultora estratégica Booz & Company), en el que se describen los cambios que, en materia de Organización y Liderazgo, están experimentando las empresas debido el creciente espíritu de espontaneidad y colaboración que llevan en su ADN las nuevas generaciones de profesionales y al que se están apuntando buena parte de las más veteranas.

Y ¿cómo se crea un entorno colaborativo desde el Departamento de RRHH?

He aquí una relación de tres deberes muy concretos que hay que afrontar:

  • Decidamos para qué queremos un “flujo de colaboración” en nuestra empresa y cómo queremos que se materialice en la práctica
  • Seleccionemos una plataforma con funcionalidades tecnológicas (tipo Web) que nos facilite y canalice ese flujo de colaboración. Dichas funciones tecnológicas tienen que ser atractivas (presentación gráfica), intuitivas (fáciles de usar), razonables (sólo las necesarias) y adaptables (abiertas a constantes mejoras e innovaciones).
  • Asumamos, inicialmente, la responsabilidad de activar la participación del mayor número posible de empleados para que tomen iniciativas de colaboración. Ésta última es, con diferencia, la más difícil e importante de las actividades que se precisan para mantener en buena forma una auténtica “cultura colaborativa”.

Desde este Blog iremos abordando las claves para gestionar adecuadamente cada uno de estos tres cruciales aspectos, con especial dedicación al papel creadordinamizador del Departamento de RRHH.

Entre tanto, si tienes hijos de 12 años puedes ir preguntándoles si alguien en el recreo comparte con ellos el acceso a las Redes Sociales.


2 Respuestas a “Las Redes Colaborativas de Empleados”

  • RRHH Dijo:

    Pues lo primero que no permitiría a una niña de 13 años acceder a las redes sociales. Existe gran riesgo

    Saludos

  • miren Dijo:

    Como todo en la vida requiere un análisis. Debemos seguir el accesos a las redes de los niños, para confirmar su buen uso. El peligro de la prohibición, como siempre, radica en que luego quieran con más interés pertenecer a las mismas.

Deja una respuesta