La unión hace la fuerza, también en Internet

Autor: Vicente Garnero

Hablábamos en la última entrada de nuestro Blog, sobre las iniciativas que algunas organizaciones empezamos a tomar para conseguir que el mundo digital sirva de plataforma internacional de encuentro entre proveedores y clientes que precisen realizar operaciones de negocio relacionadas con la gestión de personas. La importancia de estos canales de relación es crucial si tenemos en cuenta lo que está ocurriendo en el subsector de servicios profesionales que tiene como cliente a la función de RRHH.

La oferta asiste a un proceso de reorganización en el que cada vez menos firmas de gran dimensión conviven con un número creciente de compañías de tamaño reducido, más operativas y especializadas, y también con un elevada cantidad de personas que ofrecen su ciencia y experiencia en calidad de freelance. Por su parte, la demanda se ha vuelto más experimentada y con requerimientos más exigentes de personalización de soluciones, que tengan impacto directo en el negocio (retorno de la inversión medible y, a ser posible, a muy corto plazo) y que, además, se implanten con altos estándares de eficiencia (tiempo y coste).

Este proceso augura un panorama en que las grandes seguirán siendo grandes, aunque serán menos en número y su dimensión se reducirá en relación al tamaño que alcanzaron en “los buenos tiempos”. Estas firmas tendrán su segmento de clientes para atender necesidades más globales que precisen estructuras humanas amplias, con trabajo cualificado intensivo, utilización de tecnología avanzada y, sobre todo, con capacidad de cobertura geográfica.

El fenómeno más interesante se está produciendo ya con las compañías pequeñas y con los profesionales independientes que viven un proceso de búsqueda de alianzas y colaboraciones, permanentes o por proyectos, para atender cualquier demanda de servicio y competir, incluso con las grandes, mediante la configuración coyuntural de talento colectivo a medida de lo que precise la empresa cliente. Su competitividad crece conforme los clientes entienden que el nombre de marca no lo es todo y que una alianza de firmas pequeñas y menos conocidas puede ofrecer tanta o más calidad y cantidad de personas especializadas, conocimientos y herramientas tecnológicas que la más prestigiosa de las grandes.

Por ello, los puntos de encuentro en la Red son vitales para que el talento se ponga de acuerdo entre los distintos oferentes con el fin de que, los que lo deseen, puedan aportar soluciones conjuntas y complementarias a todo tipo de clientes mediante asociaciones estructurales o coyunturales. Dichos clientes dispondrán así de un potencial de acierto mayor a la hora de seleccionar al proveedor que necesiten en cada momento entre una gama más amplia y competitiva de dimensiones y servicios.

Tradicionalmente, las Ferias y Eventos Presenciales han sido el entorno natural, y casi único, de interacción entre profesionales para los fines expuestos. Pero los tiempos están cambiando (como de costumbre) y el concepto de Feria Virtual en Internet surge con una enorme fuerza para aglutinar intereses de una forma dilatada en el tiempo (a diferencia del cortoplacismo presencial), dinámica (por su rapidez), interactiva (por las enormes funcionalidades de relación que ofrece), eficaz (por su foco, no solo en el networking o en la gestión de conocimientos, sino en la generación de negocio) y, sobre todo, por su capacidad de superar fronteras geográficas (acceso en todo momento desde cualquier lugar y con múltiples dispositivos).

No se trata de una alternativa a la Feria Presencial, porque el contacto humano directo, como dijimos también en nuestro último post, seguirá siendo esencial; supone sencillamente un complemento perfecto para alcanzar más fácilmente lo que todos anhelamos: el desarrollo profesional y del negocio. Seguiremos informando.


Deja una respuesta