Coloquio Completo: 27 de enero

Vicente Garnero introdujo el mismo con dos ideas fundamentales, la primera es que en el mundo de los RRHH están pasando “cosasen Internet porque se ha producido un cambio en la sociedad, en las empresas, lo que resulta cuando menos inquietante y requiere reflexión. y la segunda es que hoy en día conviven los “nativos digitales” con los “inmigrantes digitales, aquellos que se ha sumado al uso de las nuevas tecnologías, que hoy ocupan puestos de liderazgo, pero que deben  fomentar la colaboración para el desarrollo de ideas y oportunidades de trabajo. El paso de la “información como poder” a “información como aprendizaje y crecimiento compartido”, es un salto que los nativos digitales lo tienen claro por su hábito de compartir información en la red, sea de orden personal o profesional.

Iñigo Capel, de NH, destacó el trabajo de su compañía en la red para la formación del personal de la compañía, así como diferentes ámbitos de actuación e iniciativas como foros, perfiles, e tc. Insistió en la importancia de la actuación libre de los empleados para las iniciativa fluyan de la manera deseada “hay que dejar total libertad”, opinión ratificada por Oscar Martínez, de CGI, quien comentó que en su opinión “la clave está en el balance entre que el empleado se sienta con libertad para compartir y el riesgo para la empresa”.

Capel insistió en la la coexistencia en las organizaciones de los nativos digitales con los inmigrantes digitales “muchos, a pesar de ser jóvenes, nos sentimos mayores”, en clara alusión al uso de redes.

Por su parte, Antonio De La Fuente, de Ono, compartió su experiencia innovadora, y participó su firme apuesta en redes de colaboración, desde la Consejera Delegada hasta RRHH,  en una empresa con una media de edad entre 30/33 años, con una historia de fusiones en pocos años, en la cual la experiencia de la red ha resultado un éxito. En su experiencia se integran desde el blog de la dirección, el buzón de reclamaciones, el de agradecimientos, y el de sugerencias  de innovación. Coincidió con Capell, fruto de esta experiencia con frutos ya,  en la importancia de la libertad y añadió la confidencialidad de la información como claves del éxito. Insistió en la función ejemplificante del Presidente con un blog.

Vicente Garnero introdujo el tema de la carga de tiempo que este tipo de “nuevas actividades” supone para los empleados y directivos como pregunta al aire. Lo reciente de las experiencias quedó patente en opiniones tan diversas como “una persona que dedica el 60% de su tiempo” (caso Ono), a poco cuantificable en los casos de respuesta a reclamaciones de difícil cuantificación.

Después del cuanto llegó un rotundo ¿para qué? En el caso de Ono, lo tenían muy claro “ veníamos de un proceso de fusiones y, en estos casos, el compromiso está por los suelos, el objetivo era lograr ese compromiso, un cambio cultural hacia la participación, quitar presión, exponer problemas (lo que genera deshaogo), y sobre todo escuchar a la empresa. Así en su primer año lograron un 61% de participación y en su segundo año un 78%. “Nuestro objetivo sigue siendo cambiar la percepción y ganar la confianza que consideramos necesaria” .

Oscar Martínez, de CGI, resaltó cómo habían utilizado la red como fuente de reclutamiento y cómo de las primeras acciones que emprenden los nuevos incorporados a la compañía está la adscripción al grupo social a tal efecto. Sus experiencias en redes son escasas, a pesar de ser una empresa tecnológica, pero la valoración está clara, no las consideran relevantes, pero apuestan por avanzar.

Juan Martín Lucas, de Sanitas, sintetizó en tres puntos los riesgos que veía al uso de determinados sistemas: a) la superabundancia de información sin aportación real “el simple corta/pega”, que se genera en la red, b) la falta de responsabilidad al hacer partícipes indiscriminadamente en los e-mail a personas “en copia”  con la subsiguiente sobre-abundancia de información sin mayor interés y c) la pérdida del contacto humano, con personas que trabajan en la mesa de al lado.


Teresa Morales, de Sage, matizó, que en determinados colectivos y con determinadas edades, la relación virtual es considerada tan normal y positiva como el trato personal, incluso más efectiva, destacando incluso que en los informáticos, por ejemplo, algunos “lo prefieren, no les gusta el face to face”. Así, se mostró contundente, “estamos sí o sí”. Recalcó la importancia de adaptarse a los diferentes interlocutores, internos y externos, y de saber con cuales desarrollar este tipo de iniciativas.  “El éxito es saber que es lo que cómo animar, cómo utilizar la red” y “la red social interna con centro de atención al cliente”.

Para las empresas con negocios más maduros como energía e infraestructuras, el panorama que las redes plantean es eminentemente diferente, tanto por los perfiles profesionales que las configuran, como por la edades de los empleados.

Juan Antonio Fernández de Acciona destacó la complejidad de poner en marcha iniciativas de este tipo  “fue una apuesta, hoy es una realidad”. De su experiencia resalto el perfil profesional de cara a la participación, aunque insistió, a pesar de la dificultad “nuestra obligación es la de anticiparnos”.

Gema Góngora, de Iberdrola, contó como en su caso, con una media de edad elevada y un perfil profesional poco habituado,  la clave había sido entrar a través de la formación, como medio de interactuación, logrando una participación sorprendente. Su apuesta vino de la especialización con el Colectivo de Directivos. En esa etapa, la compañía pasó de ser una empresa eminentemente española a una empresa multinacional, con 750 directivos repartidos por el mundo, con diferentes percepciones, “ el uso en abril de 2010 suponía un 60% de las entradas”, que requerían tratamiento, información y formación.

Al final todos los directivos se mostraron abiertos a la necesidad no de implantar, si no de desarrollar redes, de ser promotores de iniciativas, siendo consecuentes con las mismas y participando en las  diferentes acciones, sin temer tanto el miedo a la perdida de poder, como la oportunidad de crecer y hacer crecer profesionalmente con: participación de conocimiento, experiencias, contacto, formación, y acción social, entre otros.