nov 27 2012

El Camino más difícil: lo que los directores de RRHH no quieren saber sobre la crisis

Autor: Vicente Garnero

Aún no lo hemos entendido y, el día que lo entendamos, seguramente lo negaremos durante algún tiempo hasta que agotemos las clásicas fases de ira, frustración, resignación y aceptación. Es mejor decirlo sin rodeos: los que estamos aquí no vamos a volver nunca al punto de partida que disfrutábamos antes de la cansina crisis.

I. Un despiste imperdonable

Desgraciadamente, esa no es la peor noticia. Debemos asumir cuanto antes que, lo que nos espera, no es un ejercicio de recuperación y reconquista, sino un complicado proceso de reconversión emocional, educativa, social, política, económica y empresarial sin parangón en la historia reciente de nuestro país. Nuestra generación dejará de hablar de la crisis cuando sea por fin consciente de que éste es el “nuevo orden” y que ha venido para quedarse.

A partir de ahí habrá que hacer un esfuerzo aún mayor del realizado hasta ese momento, ya que habremos perdido un tiempo de cambio precioso entre la desinformada incredulidad del “ya vendrán tiempos mejores”, el infantil optimismo cooperativo de “entre todos saldremos de esta” y el infructuoso desahogo de culpar siempre a otros con aquello de que “los políticos mienten y, además, no saben cómo resolver el problema”.

Se abrirá entonces un proceso adaptativo  en el que nos moveremos entre la perplejidad y la abnegación para intentar conservar lo que tengamos de bueno (que lo habrá), evitar que lo malo vaya a peor y sentar las bases para que, los que vengan detrás, cuenten con unos pilares  más sólidos que les permita vivir mejor de lo que vamos a vivir nosotros en los próximos años.

Y ahora os estaréis preguntando, ¿no será éste otro de esos panfletos agoreros, tipo pesimista- indignado-15M, que capta lectores mediante el alarmismo barato? Pues vosotros veréis, de momento ahí van unas realidades que no sé si son alarmantes o si son baratas, lo que sí sé es que son ciertas y que, si no admitimos que los responsables de que estén aquí somos todos, insisto, todos, y que hay que empezar a vivir y trabajar de forma muy diferente a como lo hemos hecho hasta ahora, la factura nos va salir muy cara. Y a nuestros hijos más.

 

Nuestro recorrido:

II. Los terremotos comienzan bajo tierra

III. El traje del emperador

IV. La sinfonía del iluso

V. Magia Potagia

VI. Una medalla de hojalata

VII. “Estamos en derrota, pero nunca en doma..”

Siga leyendo


nov 9 2012

Malos tiempos para la colaboración con viento en contra

Autor: Maria Jose Larriu

Hay tendencias y modas para todo, y Recursos Humanos no es una excepción. Desde hace unos años, no paramos de oír hablar de responsabilidad social corporativa, coaching o salario emocional, por poner solo tres ejemplos. Y es bueno estar al tanto, porque nos permite profundizar en espacios unas veces nuevos para nosotros y otras, olvidados. Lo curioso ahora es cómo muchos de ellos parecen estar en “stand-by”, cuando años atrás parecían imprescindibles y ahora, pese a que la ministra Bañez asegure atisbar indicios “positivos”, las cifras no acompañen.

Siga leyendo


jul 27 2012

Cuando toca trabajar, colaborar, y ahora …vacaciones

Autor: Maria Jose Larriu


Se acercan las vacaciones y pronto sustituiremos compañeros por amigos y/o familiares. Como en la película Pequeñas Mentiras Sin Importancia, cambiaremos las grandes ciudades por pueblos y playas, los horarios interminables por paseos sin reloj, las reuniones de cierre por las de comunidad de veraneantes, los jefes que piden todo a última hora por cónyuges agradecidos y la colaboración en el trabajo por la cooperación en la barbacoa.   Unas pequeñas reflexiones para preparar nuestras maletas no vendrán mal.

En estos últimos días de trabajo, tenemos que hacer nuestra lista de “ imprescindibles” para disfrutar del merecido asueto. En los tiempos que corren, tan imbuidos en las nuevas tecnologías, se puede empezar por escribir una lista en cuadro Excel de objetos materiales, deseos, obligaciones lúdicas y hasta objetivos personales… si optamos por organizar y planificar claro está. Habrá que establecer lo imprescindible, lo necesario, lo placentero y lo anecdótico. Con todo rigor. Siga leyendo