jul 25 2013

Redes Sociales: el poder de la conectividad

Autor: Vicente Garnero

 

Los pasados días 3 y 11 de julio se celebraron, respectivamente en Madrid y Barcelona, dos jornadas para profesionales de RRHH bajo el sugerente nombre de: Redes Sociales: el poder de la conectividad. Estuvieron organizadas por las agrupaciones regionales de AEDIPE en colaboración con Manpower Group. En ambas tuvimos la oportunidad de aportar nuestra visión de los grandes retos que dichos profesionales deben abordar, con carácter inmediato, para que las organizaciones no pierdan el tren de lo que hoy en día ofrece Internet y las Nuevas Tecnologías, todo ello con el objetivo de seguir mejorando la eficacia en la gestión de personas.

Siga leyendo


jun 7 2012

Redes Corporativas: El Arte de la Colaboración

Autor: Vicente Garnero

Ya lo hemos comentado en algún otro momento en nuestro Blog, pero se trata de algo tan sugerente e interesante que merece la pena volver a recordarlo. Lo explicó con acierto el eminente neurobiólogo y Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Antonio Damasio en una de sus obras más celebradas, Y el cerebro creó al hombre. Vino a decir que el cerebro humano no ha evolucionado prácticamente nada desde la Edad del Bronce (hace 6.000 años). Si trasladamos a cualquier recién nacido actual al IV milenio antes de Cristo no llegaría a realizar nada más complejo que cazar, guerrear, construir viviendas o forjar metales. Siga leyendo


jun 6 2011

La tribu directiva necesita ayuda: también lo dicen los gurús

Autor: Vicente Garnero

Es gratificante ver que los gurús de las nuevas tecnologías confirman la viabilidad de muchas de las ideas que se han defendido en este foro. En concreto, y hablando de las Redes Colaborativas en las empresas, Charlene Li, fundadora del Altimeter Group y una de las personas más influyentes en el mundo de las Tecnologías Emergentes, ha desvelado en Expomanagement las claves de su introducción (e impacto) en las organizaciones: lenta y con dificultades, pero segura. En primer lugar las ventajas: sin duda es una forma de incentivar de manera ordenada y eficaz la colaboración mediante el aprovechamiento de relaciones (que implican recursos disponibles)  dentro de la estructura, siempre con el fin último de facilitar la consecución de objetivos de negocio. También acorta los ciclos de venta y reduce costes de comunicación con el cliente. Entre las desventajas, las más inquietante y, quizás, difícil de superar. Nuestros directivos están acostumbrados a otro tipo de cultura y su instinto de supervivencia (la información es poder, solo promociona el más competitivo,…), sentido patrimonialista de los recursos (mi departamento, mi equipo,..) y otras lindezas asociadas al espíritu jerárquico de nuestras empresas, generan escaso entusiasmo a la hora de apoyar el “nuevo estilo de cooperación”. La recomendación de la experta, la única posible: ayudémosles. Una introducción paulatina de estas prácticas entre la tribu directiva empieza por grupos piloto muy reducidos que extiendan sus bondades, por mimetismo, entre los colaterales más escépticos y temerosos. De estos dos calificativos el último es el que nunca suelen reconocer.