jun 4 2013

La unión hace la fuerza, también en Internet

Autor: Vicente Garnero

Hablábamos en la última entrada de nuestro Blog, sobre las iniciativas que algunas organizaciones empezamos a tomar para conseguir que el mundo digital sirva de plataforma internacional de encuentro entre proveedores y clientes que precisen realizar operaciones de negocio relacionadas con la gestión de personas. La importancia de estos canales de relación es crucial si tenemos en cuenta lo que está ocurriendo en el subsector de servicios profesionales que tiene como cliente a la función de RRHH.

La oferta asiste a un proceso de reorganización en el que cada vez menos firmas de gran dimensión conviven con un número creciente de compañías de tamaño reducido, más operativas y especializadas, y también con un elevada cantidad de personas que ofrecen su ciencia y experiencia en calidad de freelance. Por su parte, la demanda se ha vuelto más experimentada y con requerimientos más exigentes de personalización de soluciones, que tengan impacto directo en el negocio (retorno de la inversión medible y, a ser posible, a muy corto plazo) y que, además, se implanten con altos estándares de eficiencia (tiempo y coste). Siga leyendo


nov 27 2012

El Camino más difícil: lo que los directores de RRHH no quieren saber sobre la crisis

Autor: Vicente Garnero

Aún no lo hemos entendido y, el día que lo entendamos, seguramente lo negaremos durante algún tiempo hasta que agotemos las clásicas fases de ira, frustración, resignación y aceptación. Es mejor decirlo sin rodeos: los que estamos aquí no vamos a volver nunca al punto de partida que disfrutábamos antes de la cansina crisis.

I. Un despiste imperdonable

Desgraciadamente, esa no es la peor noticia. Debemos asumir cuanto antes que, lo que nos espera, no es un ejercicio de recuperación y reconquista, sino un complicado proceso de reconversión emocional, educativa, social, política, económica y empresarial sin parangón en la historia reciente de nuestro país. Nuestra generación dejará de hablar de la crisis cuando sea por fin consciente de que éste es el “nuevo orden” y que ha venido para quedarse.

A partir de ahí habrá que hacer un esfuerzo aún mayor del realizado hasta ese momento, ya que habremos perdido un tiempo de cambio precioso entre la desinformada incredulidad del “ya vendrán tiempos mejores”, el infantil optimismo cooperativo de “entre todos saldremos de esta” y el infructuoso desahogo de culpar siempre a otros con aquello de que “los políticos mienten y, además, no saben cómo resolver el problema”.

Se abrirá entonces un proceso adaptativo  en el que nos moveremos entre la perplejidad y la abnegación para intentar conservar lo que tengamos de bueno (que lo habrá), evitar que lo malo vaya a peor y sentar las bases para que, los que vengan detrás, cuenten con unos pilares  más sólidos que les permita vivir mejor de lo que vamos a vivir nosotros en los próximos años.

Y ahora os estaréis preguntando, ¿no será éste otro de esos panfletos agoreros, tipo pesimista- indignado-15M, que capta lectores mediante el alarmismo barato? Pues vosotros veréis, de momento ahí van unas realidades que no sé si son alarmantes o si son baratas, lo que sí sé es que son ciertas y que, si no admitimos que los responsables de que estén aquí somos todos, insisto, todos, y que hay que empezar a vivir y trabajar de forma muy diferente a como lo hemos hecho hasta ahora, la factura nos va salir muy cara. Y a nuestros hijos más.

 

Nuestro recorrido:

II. Los terremotos comienzan bajo tierra

III. El traje del emperador

IV. La sinfonía del iluso

V. Magia Potagia

VI. Una medalla de hojalata

VII. “Estamos en derrota, pero nunca en doma..”

Siga leyendo