dic 19 2012

Entornos Colaborativos si, pero en Navidad Redes Personales

Autor: Maria Jose Larriu

 

“Decíamos ayer” fueron las primeras palabras de Fray Luis de León al retomar su actividad docente tras cinco años de ausencia (por cautiverio). Las mismas que nos permiten retomar en este post el tema de los tópicos negativos generados en los últimos tiempos y relativos a la colaboración y el trabajo de los que ya hablamos semanas atrás. Cuando se acerca la Navidad y nos afanamos en revisar el cumplimiento de nuestros objetivos, en contrarrestar el viento en estos “Malos tiempos para la colaboración” y comenzamos a cerrar nuestro balance, es buen momento para el pensamiento sereno y constructivo. Seamos patrones de embarcación de vela o remo, y surquemos mares, ríos o lagos, da igual. Siga leyendo


jul 11 2012

Primer paso hacia la colaboración: compartir objetivos

Autor: Vicente Garnero

En nuestro post del día 7 de junio, titulado Redes Corporativas: el arte de la colaboración, proponíamos tres medidas cuya implantación implicaba, en nuestra opinión, el impulso de una plataforma de nuevos y potentes recursos para todas aquellas organizaciones que se enfrentan, en mayor o menor medida, al sombrío panorama de la caída de ventas, reducción de ingresos y desmotivación profesional ¿hay alguna que esté sorteando con facilidad esta ciénaga? Siga leyendo


ene 25 2012

Colaboración entre comerciales…¿asignatura pendiente o misión imposible?

Autor: Vicente Garnero

Siempre he defendido la creencia de que no se puede ser una empresa competitiva en el mercado sin generar, en paralelo, una inquietante y arriesgada dinámica de competitividad interna. El esfuerzo por superar a otras organizaciones ante el cliente mediante especialización, diversificación, precio, innovación, desarrollo del talento, etc. suele acarrear una tensión competitiva interna entre “marineros del mismo barco” que se extiende desde las bodegas hasta el puente de mando. No es habitual encontrar personas con la experiencia, visión global y autoconfianza necesarias para diferenciar las actitudes de “yo gano, tú pierdes” que impulsan la supervivencia o el crecimiento en el exterior, de las voluntades tipo “yo gano, tú ganas”, que fomentan la colaboración y la eficacia en el interior. Somos lo que somos y, además, tendemos a serlo en casi todos los ámbitos de nuestra vida, para bien y para mal.

Siga leyendo